Según Jung, los arquetipos o imágenes primordiales son “formas o imágenes colectivas que se dan en toda la tierra como elementos constitutivos de los mitos y, al mismo tiempo, como productos autóctonos e individuales de origen inconciente”. Son patrones de formación de símbolos que se repiten a lo largo de la historia y las culturas, en la humanidad entera, y a través de ellos buscan expresión las energías psíquicas. Los arquetipos en sí mismos son inaccesibles: los llegamos a conocer, y nunca totalmente, porque se materializan en símbolos concretos. Su carácter primordial no alude solo a que son muy antiguas en la historia del hombre, sino que pueden generarse en cualquier otro periodo histórico, incluso en el actual. Los arquetipos no son ideas innatas heredadas tal cual, sino formas, tendencias, patrones que subyacen a la formación de símbolos. Ejemplos: el arquetipo del niño milagroso (por ejemplo Cristo, Hermes, Zeus, etc.), el arquetipo de la madre universal (por ejemplo la madre naturaleza, la “abuela” en ciertos indios, o el principio femenino de las religiones orientales), el arquetipo del héroe, el arquetipo de la conservación (el fuego eternamente vivo de Heráclito o el principio de conservación de la física), etc. En ciertas ocasiones (por ejemplo en los mitos y los sueños), el individuo puede sacar a la superficie estos arquetipos.

MITOLOGÍA DE ARIES: Aries mitológico es el vellocino de oro, llamado Crisómalo en la mitología. Es una fabulosa creación de Hermes y de Zeus que fue enviada a salvar a dos infortunados niños en la antigua Grecia, constituyendo así una historia típica de muchos cuentos de hadas.  Hubo una vez una reina ambiciosa, llamada Ino, que no quería a los hijos de su esposo; eran Frixo, un hermoso doncel y su hermana Hele. Por medio de engaños la reina se encargó de convencer a su marido de que los niños debían ser sacrificados vivos a Zeus. En el momento crítico en que esto iba a suceder, Crisómalo arribó repentinamente desde el Olimpo, se echó a los niños al lomo y voló con ellos rumbo a la seguridad por encima del mar. Aunque Frixo se aferró a las cabelleras de oro del carnero, Hele perdió el equilibrio y cayó al agua en un lugar que lleva el nombre de Helesponto. Frixo llegó a las costas de la Cólquida en el Mar Negro. Ahí, en honor de su vuelo milagroso, sacrificó a Zeus el carnero de oro. Su valiosísima piel fue después colgada como un tesoro nacional en un bosquecillo sagrado y guardada por un dragón hasta muchos años después, cuando los intrépidos argonautas, conducidos por Jasón, lograron robársela. El vellocino de oro representa un tesoro mágico casi imposible de obtener. Siguiendo en la línea de lo Mitológico, los 12 trabajos de Hércules esconden valiosas lecciones sobre el sendero hacia el perfeccionamiento humano y la conquista del Alma. Dentro de los 12 trabajos el que corresponde al signo de Aries es: La Captura de las Yeguas Devoradoras y el mensaje que encierra es  sobre la impulsividad, la mente sin dirección, la acción sin propósito,  el impulso sin “domar”, lo que se busca desarrollar es  la “aspiración” para conseguir este control, como parte del desarrollo evolutivo de este arquetipo que obviamente hay que bajarlo a la experiencia concreta en el ser humano que nació bajo este signo. Los Textos de simbología muestran que el Caballo ocupa la posición de la actividad intelectual. Un Caballo Blanco representa la mente iluminada de un hombre espiritual. Hércules tiene que empezar en el mundo del pensamiento a ganar control mental. La primera lección es reconocer el gran poder de su mente, y como consecuencia, el mucho daño que ésta puede causar si no está educada. Hércules tiene, por consiguiente, que aprender el uso correcto de su mente.  Su objetivo es entonces dominar este aspecto receptivo de su mente y evitar que no sean engendrados más caballos de guerra: las ideas erróneas, la falsedad, la mentira, la precipitación y la crueldad, por un lado, y saber mantener de manera constante el estado de alerta…  y de esta manera “evitar” que  las yeguas no vuelvan a escaparse!!, puesto que de momento lo que Hércules hace es “trabajar mucho por momentos” y “descansar mucho por otros”. Por esto Aries necesita encontrar un buen ritmo para hacer las cosas. El significado práctico del poder del pensamiento, ha sido bien expresado para nosotros en las siguientes palabra : “Crea  un pensamiento, y cosecha una acción. Crea una acción, y cosecha un hábito. Crea un hábito, y cosecha un carácter. Crea un carácter y cosecha un destino”. También te recomiendo que hagas Visualización de Reconexión Plena correspondiente a tu signo, que la puedes encontrar haciendo clic AQUI.

CONSTELACIONES AL NORTE:  Al norte de Aries se encuentra TRIANGULUM, de forma geométrica y que algunos asocian a la pirámide de Kheops o Khufu en Egipto. Esta es símbolo de longevidad y de fortaleza, así como de captación en su vértice de energías superiores. El triángulo representa el espíritu pero la pirámide, además, posee en su base un cuadrilátero, con lo que se pretende concretizar las energías superiores hacia los planos visibles.  Aries constelación es representativo de un tesoro espiritual que Triangulum guarda y evita que lo saqueen. Triangulum, además, se refiere a los tres aspectos de lo divino: Padre, Hijo y Espíritu Santo, en el cristianismo; Brahma (Creador), Vishnú (Preservador) y Shiva (Destructor de Pasiones) en el hinduismo, etc. Para Pitágoras el dígito tres era sagrado, por representar “el principio, el medio y el fin”.  Si quieres leer la nota que explica cual es tu planeta regente y como te influye,  la puedes encontrar haciendo clic AQUI.

CONSTELACIONES AL SUR:  La ballena CETUS, el enorme monstruo marino que amenazó a Andrómeda y retó a Perseo, descansa su gigantesca cabeza debajo de la constelación de Aries.Esta cabeza es feroz y terrible. Cetus, la ballena, representa la fuerza bruta, la precipitación hacia las profundidades en las aguas de los sentimientos, etc. Un río tortuoso, el ERIDANUS, hace una curva debajo de la cabeza de Cetus, desplegándose en su mayor parte en la zona de Taurus. Su cauce es extraño y, sus aguas, misteriosas y turbulentas; en él cayó y se ahogó Faetón, el rebelde auriga solar. El representa la temeridad, por querer llevar imprudentemente el carro del Sol.El Eridano rodea completamente al horno (FORNAX) pero sin apagarlo, sino todo lo contrario, intensificando su calor al vadearlo. Fornax se llama así por las forjas u hornos que se creen ocultos debajo de la tierra. Hefesto, a veces considerado como hijo de Zeus y de Hera (Juno), nació tan feo que Hera, disgustada, lo arrojó al mar desde el Olimpo, donde lo rescataron los dioses marinos. A causa de esta caída Hefesto quedó cojo. Irónicamente Hefesto se casó con Afrodita, diosa del amor y del placer. Fue una unión infeliz que sólo hizo aumentar la amargura de Hefesto contra la vida, intensificando así la fuerza de sus hornos infernales. Fornax representa la intensidad, el sobrecalentamiento, la angustia, la purificación de pasiones, etc. La HYDRA, animal que representa los instintos, está algo más al sur en este mismo gajo o sector. Si quieres leer la nota que explica cual es tu planeta regente y como te influye,  la puedes encontrar haciendo clic AQUI.

SI QUIERES RECIBIR LAS NOTIFICACIONES SOBRE NOTAS NUEVAS, HACER CLIC EN LA IMAGEN PARA ACCEDER A LA FAN PAGE Y DARLE ME GUSTA

Me Gusta

 

Comentarios